Hace ya más de una década, en el año 2004, que las autoridades estadounidenses detuvieron a la primer familia tlaxcalteca, la familia Carreto, por cometer el delito de trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual. Hace ya también más de una década que en Tlaxcala se gestó un movimiento ciudadano que de manera permanente ha estado visibilizando la grave situación que existe en Tlaxcala respecto a la problemática y exigiendo a las autoridades que intervengan para enfrentar el problema. A pesar de que la exigencia ciudadana ha logrado que se reconozca la existencia de este problema y que se avance en la construcción de leyes y políticas públicas en el estado, es preocupante observar que las redes de trata sostienen y amplían sus operaciones a nivel local, nacional e internacional, los siguientes datos dan cuenta de ello:

El diagnóstico presentado en este folleto muestra cómo la ciudadanía reconoce que la existencia de víctimas, redes o puntos de explotación ha pasado de 23 municipios en 2008 a 40 municipios en 2017.

En el estado de Tlaxcala, según datos obtenidos vía accesos a la información, entre los años 2011 y 2016 se realizaron 200 denuncias por parte de mujeres ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de Tlaxcala, de las cuales apenas 13 alcanzaron sentencia, es decir un alto número de mujeres no lograron acceso a la justicia.

De enero a junio de 2018 el informe del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), respecto a la incidencia delictiva del fuero común, señalan que en el país se registraron 154 víctimas de trata, de ellas, 15 fueron reportadas por las autoridades de Tlaxcala.

A pesar de que el número de víctimas reportadas por mes ha variado, lo cierto es que nuestro estado permanece dentro de los primeros lugares y que al correlacionar el número de delitos registrados por cada 100 mil mujeres siempre se mantiene en el primer lugar. De enero a junio se registraron en Tlaxcala 2.62 casos por cada 100 mil habitantes mujeres, generando una diferencia de 1.66 puntos con respecto a la segunda posición ocupada por la Ciudad de México que registró 0.96 casos por cada 100 mil mujeres, esta diferencia porcentual no ocurre entre ningún otro estado de la República. Entidades federativas con poblaciones mucho mayores como Estado de México, o Puebla apenas alcanzan, en el mismo periodo 0.10 y 0.21 casos por cada cien mil mujeres, respectivamente.

Estamos ya a 11 años de que la ciudadanía tlaxcalteca lograra la tipificación del delito de trata de personas en el estado de Tlaxcala a través de una Iniciativa Popular y estamos a punto de cumplir una década desde que se aprobara la primer ley en materia de trata de personas, la Ley para la prevención de la trata de personas para el estado de Tlaxcala, derogada en el año 2017 y aprobada en su lugar la Ley para prevenir, sancionar y erradicar los delitos en materia de trata de personas y para la protección y asistencia a las víctimas de los mismos en el estado de Tlaxcala. Sin embargo, como ya hemos visto en los datos expuestos líneas arriba, no se han dado avances importantes, por lo que sigue siendo un pendiente del gobierno en todos sus niveles, pues así está estipulado en los actuales marcos legislativos.

Para desestructurar de raíz la trata de mujeres con fines de explotación sexual es necesario disminuir las condiciones que hacen vulnerables a las adolescentes de ser víctimas, pero también es importante cambiar los patrones culturales que a los hombres los van formando como consumidores o, en el peor de los casos, tratantes.

Para hacer estos cambios sociales y culturales es necesario que se apliquen políticas públicas educativas en todas las escuelas de educación básica en el estado, políticas que incluyan una participación activa de los adolescentes, pero que también integren al proceso de formación y reflexión a la comunidad docente, a las madres y padres de familia. Además de lo anterior es importante que como ciudadanía y desde nuestras posibilidades, realicemos acciones comunitarias que contribuyan a la prevención de este grave problema.

En este folleto podrán conocer a mayor profundidad lo que la ciudadanía percibe respecto al problema de la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, además se compartirá la larga lucha que la ciudadanía ha dado para que este problema sea reconocido. También podrás encontrar los elementos fundamentales que la política educativa debe implementar para ir desestructurando la violencia generada hacia las mujeres, que tiene como sus expresiones más graves la trata de mujeres con fines de explotación sexual y el feminicidio. También se comparte contenido sobre lo que podemos hacer las personas en nuestras comunidades.

Que Tlaxcala se convierta en un lugar sin trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual no es un sueño, es el derecho que todas las personas tenemos y la deuda pendiente de los gobiernos con quienes hoy son víctimas de esta problemática.

Descarga el documento completo: Situación de la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual y la propuesta ciudadana de un modelo educativo.

Es una Asociación Civil sin fines de lucro. Surge en el año 2002 a petición de las comunidades congregadas en la Pastoral Social, ahora Pastoral de Derechos Humanos, a partir de los resultados del diagnóstico que realizaron sobre la situación de violaciones de derechos humanos en el Estado de Tlaxcala.

El Centro Fray Julián Garcés