Por Emilio Muñoz Berruecos / Fray Julián Garcés

El sociólogo Boaventura de Sousa Santos plantea que para salir de este estado de pandemia es necesario cambiar el modelo de desarrollo, de Estado y de sociedad en el que vivimos. Propone una alternativa civilizatoria, un nuevo paradigma de relaciones, donde se transite hacia “… otro modelo de desarrollo, hacia otro modelo de consumo, hacia otra matriz energética, hacia otro tipo de economías plurales, considera que la pandemia es una ventana de oportunidades para empezar a cambiar las cosas”.

La trata de mujeres y niñas con fines de explotación surge de la unión del sistema patriarcal y el neoliberal–capitalista. Sousa señala que el neoliberalismo “es una pandemia que nos ha confinado desde hace 40 años con la idea de que no hay alternativa al capitalismo, concretamente, a un capitalismo totalmente antisocial, de privatizaciones, de liberalizaciones…”. Esto ha generado una enorme desigualdad, concentrando la riqueza en unas pocas personas y generando una amplia explotación de muchas personas. Para este sistema lo importante es la economía, el mercado, no las personas y su desarrollo humano.

En el estado de Tlaxcala el desenvolvimiento de la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, es decir, la mercantilización de las personas, coincide con el desarrollo del neoliberalismo, esto a pesar de que en el mismo periodo de tiempo el Estado mexicano está obligado a cumplir la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), la cual fue ratificada por México el 17 de julio de 1980, es decir, hace 40 años. En el último informe, el Comité de este organismo recomendó al Estado mexicano en 2018, entre otros, los aspectos siguientes:

a) Asigne recursos humanos, técnicos y financieros suficientes para la aplicación eficaz y armonizada de la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Victimas de estos Delitos en todos los estados;

b) Fortalezca los mecanismos y las políticas en vigor para combatir la trata, y vele porque cuenten con los recursos técnicos, financieros y humanos necesarios, en particular para la formación de inspectores del trabajo […]

Estás recomendaciones no se han cumplido, el Reporte de Trata de Personas 2019, elaborado por el Departamento de Estado de Estados Unidos, afirma que “el gobierno de México no cumple con los estándares mínimos para la eliminación de la trata de personas. El gobierno investigó, procesó y condenó a menos traficantes que el año anterior; proporcionó servicios especializados limitados para las víctimas de trata, que no estaban disponibles en la mayor parte del país; y mantuvo un número inadecuado de refugios en comparación con la escala del problema”.

En este contexto de crisis por la pandemia y explotación de mujeres generada por el sistema patriarcal y neoliberal, es necesario retomar la propuesta de Boaventura de Sousa sobre el nuevo modelo de desarrollo y la radicalización total de la democracia, para eliminar las vulnerabilidades generadas a las mujeres y niñas por el sistema patriarcal, el neoliberalismo y las que se generen a partir de la actual pandemia, pues de lo contrario la mercantilización y explotación de personas se agudizará. La sociedad y el gobierno están en un punto donde deben definir si están a favor de un nuevo modelo civilizatorio y de respeto a la dignidad o se aferran a sostener el neoliberalismo y el patriarcado, que tanta desigualdad, explotación y muerte han generado.